Main Page Sitemap

Paginas para buscar pareja en chile


paginas para buscar pareja en chile

El poder político se distribuía a lo amigo entre los dos partidos más poderosos, la izquierda había sido anulada y la guerrilla de los años sesenta, que llegó a ser una de las más organizadas del continente, derrotada.
Anoté en una servilleta de papel todo eso y mucho más que me entregó como un regalo aquella noche.
A finales de la década de los sesenta, cuando trabajaba como periodista, me tocó hacer un reportaje sobre reunión de rogue en parís el «Cachascán como llamaba el Tata a este extraordinario deporte.
Los soldados entraban con tanques, rodeaban las casas y obligaban a salir a todo el mundo; a los hombres de catorce años para arriba los conducían al patio de la escuela o a la cancha de fútbol, que por lo general era sólo un sitio.El Palacio quedó desvalido y las grandes puertas de madera con remaches de hierro forjado fueron cerradas por dentro.Mamá, papá, Nico, abuelos: ustedes son lo mejor que pudo tocarme como familia.Ya entonces sonaba el nombre de un tal Salvador Allende, fundador del Partido Socialista, que predicaba contra la propiedad privada, la moral conservadora y la autoridad de los patrones.En un sitio de honor estaba Valentín Hernández, cuyas visas generosas nos abrieron las puertas.Mucha gente visita tu sala por las tardes, hay calor, confusión y no faltan quienes se atreven a fumar mientras los enfermos se sofocan.Una tarde me visitó un dibujante, a quien no había visto en meses, y a solas conmigo se quitó la camisa para mostrarme las cicatrices aún frescas.
No soy la única que la escucha, también las mujeres que la cuidan empiezan a despedirse de ella.Ven, me llama Willie, y me acerco a ese hombre que me espera en la cama, y tiritando por el frío del hospital y de la calle y de los sollozos contenidos, que se convierten en escarcha en las venas, me quito la camisa.La profesora me dio el nombre de un psiquiatra infantil, pero tu reputación quedó a salvo poco después, un día que debía llevarte al dentista, lo olvidé y te quedaste esperando durante horas en la puerta del colegio.Cada semana venía también la lavandera, una mujercita de nada, en los huesos, siempre con dos o tres chiquillos colgados de sus faldas, que se llevaba una montaña de ropa sucia equilibrada sobre la cabeza.Murió con la misma gracia perfecta que hubo en todos los gestos de su existencia.No se te ocurra morirte y dejarme infinitamente huérfana, le advertí al despedirnos.Cálmate, no se trata de un mal presagio, esto nada tiene que ver con Paula.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap